Adiós a la tecnología Wi-Fi, bienvenida Li-Fi

Una forma de comunicación inalámbrica parecida al wifi entrará con mucha fuerza en nuestra vida cotidiana mucho antes de lo que algunos creen.

En lugar ondas de radio, la Li-Fi usa pulsos de luz intermitentes e imperceptibles al ojo humano, que permiten transmitir una mayor cantidad de información y de manera más eficiente.

La tecnología Li-Fi, que utiliza la luz visible entre 400 y 800 terahertzios (THz), transmite mensajes a través de código binario. De esta forma, se ha llegado a alcanzar en el laboratorio una velocidad 224 GB por segundo, lo que equivaldría a descargarse dieciocho películas de 1,5 GB en ese tiempo.

El término Li-Fi lo acuñó en 2011 Harald Haas, profesor de Ingeniería en la Universidad de Edimburgo y uno de los mayores impulsores de esta nueva forma de conexión que usa luces de led de alta potencia en el espectro cercano al ultravioleta.

Los pulsos de luz, que duran nanosegundos y que transmiten los datos gracias a unos moduladores que se adaptan a cualquier bombilla de led, hacen que éstas, además de iluminar, pueden hacer las  veces de router para nuestros dispositivos.

Esto es así, siempre que previamente les hayamos colocado a estos unos fotodiodos que recogen los cambios de luz y los transforman en información.

Curiosamente una de las ventajas de esta tecnología es una aparente debilidad: no puede traspasar las paredes.

Su alcance, por tanto, resulta menor que el del wifi en interiores, pero este detalle permite que las comunicaciones sean muy seguras: a menos de que un atacante tenga una línea de visión clara, no podría saber qué se está transmitiendo.

Una de las aplicaciones para Li-Fi puede conseguirse en el conocido internet de las cosas.

En la actualidad, los objetos inteligentes para el hogar se conectan a la red wifi de casa o se comunican entre sí por Bluetooth.

Conforma sus número aumente, será cada vez más común que se produzcan interferencias. El Li-Fi podría ser una se las soluciones para que los dispositivos dentro de la misma habitación puedan comunicarse entre sí sin problemas.

Ahora está siendo probado en oficinas y entornos industriales en Tallin (Estonia) con una velocidad que alcanza el 1GB/S.

2016-08-29T19:51:42+00:00

Leave A Comment