Descubre la regla de las 3R

Todos los consumos que hacemos tienen un impacto directo en el planeta. Por esta razón, es importante tomar en cuenta y practicar la regla de las 3R.

Como consumidores tenemos el deber de cuidar el medio ambiente, por lo que nuestras compras y usos deben ser lo menos dañinos posible para él.

Aunque no lo veamos, hasta una pequeña bolsa puede generar daños a nuestro ecosistemas. La regla de las 3R fue creada, precisamente, para disminuir al máximo los problemas medioambientales del futuro.

Descubre la regla de las 3R

En base a este objetivo, fue creada la regla de las 3R. Esto no es más que un conjunto de hábitos que deben ponerse en práctica constantemente.

Básicamente este conjunto de hábitos se centra en sacarle el máximo provecho a los recursos que usemos, así como también a los residuos que éstos dejan.

Hemos decidido, entonces, mostrarte las 3R ecológicas: reutilizar, reciclar y reducir. De esta manera podremos, entre todos, darle una mejor cara a nuestro planeta.

Reutilizar: ahorro e ingenio

Como su nombre lo indica, la reutilización consiste en darle un segundo (y hasta tercer uso) a un determinado objeto.

Para hacer esto posible, es necesario que tengamos un poco de ingenio. No es tan difícil; podemos crear cosas nuevas a partir de las que ya no usamos.

Con esto nos referimos a cualquier material, sobre todo aquellos que más daño le hacen a nuestro planeta.

Cuando dejamos de usar algo, casi siempre solemos tirarlo a la basura. Quizá por desconocimiento o por comodidad, pero esto debe cambiar.

La regla de las 3R propone la reutilización de todos los bienes que puedan tener más de una vida útil. Esto disminuirá los residuos que no son biodegradables, lo que es positivo para nuestro planeta.

Entre las ventajas más importantes de la reutilización se encuentran:

  • La contaminación de suelos, aire y aguas se disminuye considerablemente.
  • Ahorrarás dinero, pues evitarás comprar cosas que puedes hacer con tus manos.
  • Los desperdicios también disminuyen considerablemente, lo que evita daños al ecosistema.
  • Desarrollarás tu ingenio.

Sin duda la reutilización es una idea genial. Ponerla en práctica trae muchos beneficios tanto ambientales como económicos.

Reciclar antes que desechar

La segunda R que conforma esta regla es reciclar. Este proceso es tan popular como la reutilización, aunque lleva consigo mayores gastos.

El reciclaje consiste en rescatar los residuos de la basura y convertirlos en un producto totalmente nuevo.

Esto es posible a través de diversos procesos industriales, lo que genera, igualmente, gastos de fabricación y contaminación.

Aún así, hoy en día casi todos los productos están hechos de materiales que pueden ser reciclados en un futuro.

De esta manera, todo podrá ser convertido en otra cosa mediante el proceso de reciclaje. Todo ello mediante la recolección de basura.

Incluso, en muchas partes del mundo se implementaron contenedores especiales para desechar todos los bienes hechos con materiales reciclables.

Así es más sencillo el proceso de reciclaje y transformación. De esta forma la transformación de los materiales será más acertada.

No obstante, muchas empresas no se abocan a realizar el reciclaje debido a los altos gastos que lleva consigo. La fundición, el calentamiento, la trituración y demás acciones propias del proceso son costosas.

Reducir el impacto al ambiente

La reducción es elemental en muchos aspectos, tanto económicos como ambientales. Esta “R” consiste en disminuir al máximo posible el consumo innecesario.

Con innecesario nos referimos a bienes o productos que no son imprescindibles. Entre ellos debemos destacar los que se usan una sola vez y después de tiran a la basura.

La reducción se aplica también al momento en que disminuimos de consumo de los servicios básicos.

Cerrar el grifo del agua, apagar las luces y desconectar los implementos electrónicos que no se están usando también forma parte de las 3R.

La vida útil de los productos que adquirimos es fundamental para poner en práctica o no la reducción, la tercera “R”.

Por esto es necesario que al momento de realizar compras tomemos en cuenta los futuros usos que puede tener ese producto.

Además, trata de que eliminar las bolsas y los envoltorios innecesarios. Así también estarás practicando la reducción.

Las 3R: regla de oro

Los aspectos mencionados anteriormente forman parte de las 3R. Esta regla es de oro, pues con ella podremos beneficiar significativamente al planeta.

Como ven, no se trata de grandes prácticas; al contrario. Reutilizar, reciclar y reducir son cosas que debemos hacer en nuestro día a día.

Sin duda, esto también aplica a los empaques de embalaje. En Envíos a Venezuela tenemos como principio fundamental las 3R, pues el cuidado del planeta también es nuestra responsabilidad.

¿Qué esperas para practicar las 3R?

2018-12-28T15:06:48+00:00

Leave A Comment