Convirtiendo tu orina en energía eléctrica

Científicos ha planteado la creación de una nueva batería alimentada por orina y que genera electricidad barata.

Estos científicos de la Universidad de Bath, en Reino Unido, de la mano con la Universidad Queen Mary de Londres y el Laboratorio de Robótica de Bristol, han logrado resolver los dos tradicionales de las pilas de combustible microbiano: su alto costo y su baja generación de energía.

Entonces… ¿De verdad es posible producir energía desde la orina?

Su batería usa procesos biológicos naturales para convertir materia orgánica, en este caso orina, en electricidad.

La batería es compacta, más poderosa que las anteriores y su bajo costo tendría un impacto positivo en el mundo en desarrollo, señalan los investigadores.

Más potencia…

Los suministros de combustibles fósiles del mundo se están agotando. Además, debido al factor contaminante, cada día hay más presión para desarrollar nuevas fuentes de energía.

La bioenergía es una solución y las baterías microbianas la pueden producir.

“Las baterías microbianas tienen un potencial real para producir bioenergía renovable de desechos como la orina“, expresó la doctora Mirella Di Lorenzo, de la Universidad de Bath, en Inglaterra.

A pesar de, uno de los problemas de las baterías microbianas es que pueden resultar muy costosas de manufacturar.

Los electrodos son normalmente hechos de materiales rentables pero el cátodo suele contener platino –un elemento muy costoso– para acelerar las reacciones que generan la electricidad.

Conjuntamente, este tipo de baterías genera mucho menos energía que los métodos de producción bioenergética.

El nuevo diseño de batería microbiana no utiliza materiales costosos para el cátodo: está hecho, en cambio, de tela de carbono y alambre de titanio. Para acelerar la reacción y crear más potencia, utiliza un catalizador hecho de glucosa y ovoalbúmina, una proteína que se encuentra en la clara del huevo.

“Hemos podido multiplicar la cantidad de electricidad generada con sólo reorganizar la posición de las baterías de energía microbiana y cambiar el diseño”, comentó la doctora Di Lorenzo.

“Lavabos inteligentes”

Al doblar la longitud de los electrodos de 4 a 8 milímetros y colocar tres baterías una sobre otra, pudieron aumentar diez veces la generación de energía.

“Estamos hablando de pequeñas cantidades de energía generadas por apenas unas gotas de orina“, detalló Di Lorenzo. “Todavía son etapas muy tempranas pero estamos muy entusiasmados”.

El desarrollo puede revolucionar la producción de baterías de energía microbiana y convertirse en una gran fuente de energía para los países en desarrollo, especialmente en zonas rurales pobres.

“Vislumbramos la creación de ‘lavabos inteligentes’ para la generación de electricidad“, señaló la científica. “Los retretes estarían instalados con un dispositivo que tomaría los desechos para convertirlos directamente en energía a través del sistema de baterías microbianas“.

 

 

Con información de BBC MUNDO

2016-12-02T05:13:07+00:00

Leave A Comment